Fotografía de Jazz
Fabrizio Giammarco

Image Credits: Fabrizio Giammarco © Luca Bravi

10 de agosto de 2017
 
Entrevistamos a Fabrizio Giammarco, fotógrafo que hace del signo claro y del color brillante su rasgo estilístico. Sus imágenes revelan el foco en la investigación hacia el aspecto creativo, sin dejar de lado la precisión formal.
 
¿Quién es Fabrizio Giammarco?
Ah, buena pregunta … ¡Me gustaría saberlo!
Nací en un lugar, me mudé a otro, no sé cuántas mudanzas hice, me moví desde el mar hasta las montañas … una de las pocas certezas en mí, es que soy Abbbruzzese (sí, con tres b)!
Siempre he tenido una pasión por la fotografía (he encontrado una foto que hice cuando sólo tenía dos años, sorprendentemente correcta a nivel compositivo); después de estudiar arte, me embarqué en el camino de convertirme en un arquitecto, siempre con una cámara a mi lado, aunque sólo fuese para documentar los sitios del proyecto.
Fue cuando el destino me llevó a asistir a un curso de fotografía industrial que la pasión ha comenzado a tomar un giro diferente, empezando a trabajar como asistente con un par de profesionales locales, creando multivisiones, reportajes, viendo lo que estaba más allá de una foto simplemente hermosa que consigues disparando por accidente con tu cámara de hombro…
Es sólo desde hace unos años que decidí tratar de que se convirtiera, con gran dificultad, en una profesión.
Afortunadamente cierta satisfacción, no sólo económica, llegó: hace un par de años fui elegido entre los 10 mejores fotógrafos de jazz en Italia, tres festivales me han elegido como su fotógrafo, músicos me preguntan disparar a sus conciertos o utilizan mis imágenes … ¡pero el camino por recorrer es aún largo!
 
¿Por qué fotografiar el jazz? ¿Qué tipo de fotografía practicas en tu actividad?
Me he aproximado de nuevo a la fotografía gracias al jazz, descubriendo fotos de música, gracias a un festival local, el Muntagninjazz, para el cual más tarde me convertí en el fotógrafo oficial.
Me encantaba el jazz a pesar de no estar bien preparado en este sentido, incluso me gusta tanto el rock, el blues y la música disco de los años 70/80: del jazz, sin embargo, me atrajo el hecho de ser inmediatamente en contacto con el artista, que no había “barreras” típicas de otras áreas; y, probablemente, gracias a esto, yo fui capaz de capturar los mejores momentos de los conciertos.
Las personas que aman este tipo de música, amantes de la fotografía en vivo, deberían tratar de disparar en los clubes de jazz más bien que durante los conciertos.
A pesar de todo, y no sólo porque ahora la fotografía es mi trabajo, NUNCA me he llamado “fotógrafo de jazz”, sino simplemente “fotógrafo”.
 
¿Quieres contarnos una anécdota relacionada con tus relaciones con el mundo del jazz?
Empecé a comprender el recorrido que había hecho cuando se me ocurrió pensar, hace algún tiempo, a las anécdotas que ocurrían antes, durante y después de una serie de conciertos, a las actividades de ocio (jangueo ¿se puede decir? :D) con los músicos o los gerentes.
Un momento que me gusta recordar fue después del concierto hecho el año pasado en L’Aquila, para ayudar a las víctimas del terremoto en Amatrice, y la botella de genciana que había traído …
 
¿Tus consejos para los que comienzan a tomar fotografías?
Leer, ver todo, experimentar, no limitarse a la fotografía, y tener la humildad de comenzar por la parte inferior, ayudando a un fotógrafo (bueno, si es posible) … y bueno, por supuesto, asistir a algunos cursos bien hechos de fotografía.
 
¿Cuál es tu cámara favorita?
De momento es la D3s, pero debo decir que la a7s la está socavando; soy nikonista desde siempre, pero yo fui entre los primeros en comprender lo potencial y las peculiaridades que las cámaras mirrorless podrían ofrecer, especialmente su uso con lentes manuales de época.
También me gusta usar el smartphone e Instagram, pero con un enfoque diferente a las imágenes que capturo con las cámaras “tradicionales”: son disparos minimalistas, abstractos, oníricos … aunque a veces yo también público gatitos y atardeceres 🙂
 
¿La foto que querrías haber hecho?
Envidio muchos disparos, hechos por amigos o compañeros de trabajo, pero de una manera positiva: son un estímulo para crecer, volverme mejor profesional y no pararme … aunque a veces hay imágenes simples, hermosas, como la que Andrea Rotili ha hecho hace un par de años, que le valió el JazzWorldPhoto, que me “desestabilizan” y son una piedra de toque importante para acercarse a situaciones similares.
 


Fabrizio Giammarco
Facebook
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al continuar utilizando el sitio, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar