La valigia dei sogni: un expreso con Daniele Morelli

 

20 de julio de 2021

Daniele Morelli creció en un pequeño pueblo de la provincia de Pisa, en lugares que alguna vez fueron el “campo” y que hoy están sujetos a la repoblación de jubilados extranjeros, casas de vacaciones, viajeros con un pie en el verde y otro en el acelerador del coche.

Primero hubo una repoblación diferente, de alternativos más o menos comunitarios, incluyendo músicos y simpatizantes de la vida musical. A los 26 años, alrededor de 2011, conoció a México para una gira en ese país de un grupo italiano orientado al estilo de Manu Chao; sustituye al guitarrista cuyas huellas se han perdido tras una encrucijada y vive un mes de gira.

En una etapa previa de su vida, se había mudado a Amsterdam en una aventura con su propio grupo, sin sentirse mal en absoluto. Pero la melancolía, que es la compañera ineludible de lo efímero, le lleva a preguntarse quién es y optar por estudios serios: se traslada a Francia donde asiste a los cursos del Conservatorio de Lión durante dos años. Más tarde regresa a Ámsterdam y Bruselas por algún tiempo, pero esa aburrida sensación de insatisfacción que se hizo famosa por Sindbad el Marinero lo empuja a regresar a México y sus maravillas.

Hoy, a los treinta y seis años, con motivo del lanzamiento de su último trabajo en dúo con el baterista Matteo D’Ignazi, compañero de vida y música desde siempre, hablamos de esto y aquello y descubro que en México Daniele está practicando su propia antropología en el campo de las múltiples formas de vida de ese país, y que tiene muchas cosas que contar. 

Entre otras cosas, México le permitió liberarse de la “burguesización” de la tradición del jazz en Europa y pensar en su propio enfoque de la música y las artes visuales.

>   por Michele Barontini

entrevistador en este caso, baterista y multiinstrumentista de una generación mayor e investigador en los campos etnomusicológico y literario-filosófico. Y uno de los administradores de las páginas de FB “Jazz Lovers” y “Music is the Healing Force of the Universe“. Sus aportaciones en forma de diversos artículos y textos se pueden consultar en academia.edu.


Hablemos de tu último álbum y de lo que consideras que son sus pistas más exitosas. ¿Cómo está posiblemente satisfecho, o cómo surge, con respecto a tu apelación a la imaginación, a la tuya “valigia dei sogni”?
Traté de crear muchas pistas cortas, muchos temas diferentes asociados con un color, una sensación, una cosa específica que no se abandona desde el principio hasta el final de la canción…

… ¿una práctica diferente a la habitual?
Diferente en el sentido de que tanto en el rock como en el jazz progresivo cambias tu estado de ánimo incluso dentro de la misma canción. En este caso intenté construir una obra diferente: cada pista con su propio color específico, cada una con una característica…

… impresionista?
… impresionista?

De hecho, da la impresión de que el color, la imagen, la fotografía y tus pistas sonoras son materiales y sugerencias que pretenden interpenetrarse a nivel audiovisual, ¿quieres hablar de ellos?
Hay una en particular, bastante agresiva, un poco rock que se llama “Zopilotes”.

¿Zopilotes?
Zopilotes, es decir, buitres.

¿Apariciones frecuentes donde te encuentras?
Es muy fácil verlos aquí, y cuando son cinco o seis también hay olor a carroña que dura mucho tiempo, tal vez se quedan tres o cuatro días. A veces salía a pasear y los encontraba; y de todas formas aquí está lleno de águilas, buitres…

¿Cómo vives con estos buitres?
Bueno, ¡en cuanto te ven se van!

Siempre os entendéis, por lo tanto.
Sí, se van pero la convivencia implica la presencia de carroña, en el sentido de que hay animales muertos. Así que en “Zopilotes”, con efectos de distorsión y demás, traté de evocar esta presencia de un grupo de buitres croando y gritando. Esta es la imagen que tuve presente desde el principio hasta el final de la canción, entonces lo que pasa son los arreglos y movimientos de un mismo cuadro.

Interesante es la forma de pensar, la relación entre música y movimiento. Deleuze y Guattari escriben que el pensamiento se da entre el territorio y la tierra y que es esta última la que aleja a los humanos del territorio y los empuja a fijarse tanto en el territorio como para los animales. ¿Para qué se mueve un músico y qué tipo de movimiento es hacer un álbum?
Okay…

Es decir, una sugerencia, no es que este trabajo sea también a cambio en el que te haces “presente”, en un movimiento en el que te has movido demasiado, te has ido un poco demasiado “más allá”, estás “allá”?
¿En un sentido físico?

En el sentido de una “letra musical” para quienes te escuchan. Es decir, tu movimiento te coloca en un lugar donde aún puedes hacer algo musical que vuelve: estamos en comunicación entre la Toscana y los alrededores de la ciudad de Oaxaca. Quizás haya dos preguntas: primero lo que te empuja a moverte y luego lo que te empuja a escribir una letra musical que viene de otro mundo, de una dimensión indudablemente diferente.
En cuanto a la primera parte de la pregunta, te responderé con una anécdota. En Ciudad de México hay un guitarrista italiano que ahora tendrá unos ochenta años. Llegó en los setenta y sigue tocando estándares; una vez nos encontramos para tocar juntos en el mismo club y después charlamos un poco y me explicó que era originario de un pequeño pueblo del norte de Italia, a lo que le respondí: mira que casualidad, yo también vengo de un puebo chiquito en la Val d’Era en Toscana, etc. etc. A lo que le pregunté: ¿cómo acabaste aquí? Y él me dijo: tal vez si hubiese nacido en Milán o Roma, setenta de cada cien todavía estaba allí, pero como nací en un lugar diminuto quise conocer el mundo y me fui.

¡Por supuesto, vamos por ensayo y error!
Pero es la música, o empiezas así a joder o empiezas como músico y luego el movimiento cambia. Tipo: Nunca me he ido como turista, lo siento tan profundamente. Dejé de ser turista a los dieciocho, es decir, de verdad en Bruselas y en otros momentos y lugares llegué allí incluso en condiciones difíciles, nunca llegué con el “culo cubierto” por nadie. Siempre ha sido la música la que me ha llevado a determinadas situaciones o a vivir en un lugar y no en otro.

 

Y luego el otro movimiento, actual e incidentalmente digital, el de regresar como trabajo, obra, cosa hecha.
Tal vez incluso regresar físicamente… ¡ja, ja!

Por supuesto, las carreteras virtuales y los medios de transporte se atraen entre sí.
Sin embargo, en cuanto a lo que nos impulsa a hacer un disco, los conciertos son una cosa y la grabación es otra cosa: grabas algo y se lo das al mundo, porque así es, e ignoramos la polémica de que la música ya no se vende, que las plataformas digitales han acaparado todo el trabajo de los músicos e incluso de los diseñadores gráficos, ingenieros de sonido, o que las etiquetas para ahorrar en gráficos utilizan sus logotipos minimalistas en exceso, porque solo lo pondremos digitalmente, ¿no?

Sobre esto se podrían decir mil cosas.
¿Verdad no? y como ya no se gana con la música, es un regalo.

Bueno, oh, entonces es un regalo, lo dijiste y parece correcto resaltarlo, ¿puedes oírme? (Ha desaparecido de la pantalla y una chica fuera de la pantalla le entrega un plato que parece estar lleno de trozos de sandía, N.d.r.)
¡Viva la papaya! ¡Viva la papaya! (está comiendo, N.d.r.). Un regalo. O en cualquier caso una forma de moverse porque aquí no hay beneficio. Porque lo digital también tiene sus inconvenientes, todo se monopoliza con las plataformas y la inteligencia artificial se apodera.

¡Viva la papaya! ¡Viva la papaya! (está comiendo, N.d.r.). Un regalo. O en cualquier caso una forma de moverse porque aquí no hay beneficio. Porque lo digital también tiene sus inconvenientes, todo se monopoliza con las plataformas y la inteligencia artificial se apodera.
Archie Shepp, lo vi en Lión: yo vivía justo encima del club de jazz donde solía venir Archie Shepp y una vez lo vi acompañado de un grupo con sitar, tabla y bailarina.

¿Archie Shepp indio? Curiosidad, necesitamos saber más sobre esto. Cosas raras, por ahora en youtube no hay nada.
Te hablo de cuando estuve en Lión, hace diez o doce años; sin embargo, volviendo a este disco, La Valigia dei Sogni y comparado con el “regalo” y lo que escuché mientras lo grababa, me parece que cuando uno hace una investigación sobre sí mismo, se pasa por la introspección y creo que la música es un lenguaje que permite una mayor participación en este proceso, porque creo que la música puede ser muy detallada al describir estas sensaciones.

Quizás porque incluso los colores que elijas, las tímbricas, te califican de una forma u otra; simplifico hablando como baterista, y quizás me sea más fácil, pero no siempre es fácil mencionarlo incluso a tus colaboradores. Lester Young cantaba “It needs Two to Tango”, el tango se baila en dos y si no hay al menos dos en un grupo, ¡es un desastre!
Se trata más de comunicación, por ejemplo lo que encontré en México es que los músicos aquí son comunicativos. Porque la música es parte de la sociedad, por eso están acostumbrados, desde los nativos más aislados hasta los músicos de la ciudad, a experimentar la música todos los días en cada situación. Y por eso los músicos también están más relajados, no sé cómo decirlo. Aquí está la escuela, por ejemplo aprendí a tocar los estándares en Chiapas, no en Europa. Algo bastante surrealista.

Una cosa que merece la pena escribir; “Aprende los estándares en Chiapas”, una bonita entrada de curriculum (se ríe, N.d.r.). Mira, si lo lee Enrico Rava te va a llamar, es un conocedor de Latinoamérica.
Sí, vino Rava, estaba en San Cristóbal de La Casas y unos amigos tocaron con él porque quería tocar. Por mi parte, me “atraparon” en San Cristóbal de Las Casas y me quedé allí cinco años. También porque aquí en lo que a la música se refiere, el rol del músico como trabajador está más definido, no sé si entiendes a qué me refiero.

No me correspondo exactamente con esto, porque siempre he tenido mis cosas creativas, pero la escuela, mi escuela en vivo la hice aquí, con el jazz. En Europa, construí mi experiencia proponiendo mis propias propuestas originales, y en cambio aquí tuve la experiencia de tocar los estándares en serio, sin para

 

Hermoso y muy interesante.
Porque en Chiapas (también en Ciudad de México es así, por cierto) encontré esta situación cuando me instalé aquí, hace diez años, la situación de un micromundo: hay gente de todo el mundo viviendo en San Cristóbal de Las Casas ahora. Hay gente que se mudó para allá cuando llegaron los zapatistas y ahora tienen hijos de veinte a veinticinco años. Entonces hay una mezcla de todo tipo de personas y especialmente una mezcla de indígenas que vienen de todo México y convergen en la capital.

Y luego están los habitantes de la ciudad. Entonces, el resultado de todo esto es que hay varios restaurantes, bares, por ejemplo, había un club de jazz que se convirtió en mi hogar durante tres o cuatro años. Viví allí en este club de jazz: es surrealista, ¿no? En medio de Chiapas. Solía ​​tocar estándares casi todas las noches, siempre con personas distintas. Propuse mis proyectos con los Huicholes, luego un grupo de Afro Beat, mi cuarteto de Amsterdam que vino aquí a tocar: los llevé a Chiapas, Ciudad de México, hicimos nuestros conciertos.Y luego están los habitantes de la ciudad.

Entonces, el resultado de todo esto es que hay varios restaurantes, bares, por ejemplo, había un club de jazz que se convirtió en mi hogar durante tres o cuatro años. Viví allí en este club de jazz: es surrealista, ¿no? En medio de Chiapas. Solía ​​tocar estándares casi todas las noches, siempre con personas distintas. Propuse mis proyectos con los Huicholes, luego un grupo de Afro Beat, mi cuarteto de Amsterdam que vino aquí a tocar: los llevé a Chiapas, Ciudad de México, hicimos nuestros conciertos.

Barry Harris es genial como músico y como profesor.
Claro que sí, pero de hecho esa es la escuela que recordaba cuando llegué a México. Viví un poco de este sueño aquí: todos querían que yo tocara los estándares por todas partes y al fin y al cabo me los aprendí todos. Y me dije: joder, viste lo que era el sistema para aprenderlos, era lo de tocarlos y que te pagaban por hacerlo.

Tu antropología mexicana del jazz está más allá de mis expectativas más optimistas. Es muy hermoso lo que cuentas. Y de todos modos, aquí estamos: está la reanudación de conciertos, para bien o para mal, y ya no estás en Chiapas tocando estándares pero estás en Oaxaca cerca de los restos de la civilización zapoteca y el centro artístico deseado por Francisco Toledo, ciudad llena de artistas contemporáneos y música popular local. ¿Quieres hablar también de este desplazamiento?
Por eso vuelvo al álbum, que como te dije contiene todas mis canciones originales excepto una que se llama “Kala Kalimba” y que está escrita por el baterista (Matteo D’Ignazi, N.d.r.) e incluye un solo de batería. Una pista del álbum se llama “Los Mixes”.

¿Qué significa?
Los Mixes es un grupo étnico de Oaxaca y esta es una canción de un autor Mixe. Usan instrumentos de viento y yo lo adapté, lo arreglé para guitarra y cambié un poco la armonía, inventé un final; bueno, pero intenté recrear este color que en mi opinión es “Los Mixes” y su título es el nombre del grupo étnico. Este es el grupo al que se ha llamado los “nunca conquistados”. Y ellos mismos dicen: nos llaman así pero en realidad la Iglesia Católica nos ganó al final. Nunca conquistados comparado con otros y comparado con el hecho de que ni los aztecas lograron llegar a ellos, ni los españoles al principio, esos españoles que en los primeros setenta y ochenta años aquí, con los frailes y con las armas, conquistaron todo México. Estos Mixe continuaron estando solos en las montañas y se encuentran entre las diversas minorías étnicas de México. Hay muchas, pero esta canción trata sobre este en particular. Se les conoce como una comunidad que ha mantenido su autonomía, por lo que en los países no existe la policía mexicana, sino su policía comunitaria. Esto es para mostrar cómo en el mundo conocemos a los zapatistas en Chiapas, pero también en Oaxaca hay una gran tradición de independencia indígena.

Independencia y resistencia.
Resistencia también porque la iglesia los alcanzó por últimos, y han mantenido tradiciones antiguas, incluso más allá del sincretismo que se encuentra en otros lugares. Aquí todavía hay separación de la cultura local y la cultura católica mexicana, etc. Encuentras el mantenimiento de las montañas sagradas, el chamanismo, todas estas cosas de los pueblos nativos americanos, y luego son en su mayoría músicos. Pero no solo los músicos de viento, percusiones, etc., sino también músicos que saben leer música. Puede parecer un poco un mito, pero muchas personas pueden leer música antes que el español porque hablan su idioma, que es el idioma Mixe. En una ciudad de diez mil habitantes como máximo tienen tres escuelas de música y cinco filarmónicas, cinco bandas. Sumado a esto, las comunidades más aisladas de la sierra, y que se llaman “ranchi”, tienen sus propias bandas y sus escuelas y por eso intercambian partituras y arreglos, tienen grupos de cincuenta niñas, bandas de niños, de adultos, es algo increíble.

No hace falta que te haga la última parte de la pregunta anterior, dirigida contra sí misma y que era: ¿de verdad necesitas pensar para moverte? O qué forma de pensamiento es el movimiento. Me parece que de alguna manera la hemos esbozado. Sin embargo, insisto con una duda que es un poco “tonta” si quieres. Vi que tu preparación para el lenguaje del jazz te permite realizar cursos muy interesantes en el contexto de la web y me pregunté: ¿no sería mejor Cuba que México para Daniele Morelli? Disculpa la banalidad de la pregunta.
En mi primera llegada a Ciudad de México, con el grupo italiano que teníamos, nos cruzamos con la “Afro Cuban All Stars” en una sala de ensayo. Entonces, Ciudad de México es la ciudad sudamericana más grande donde se habla español y atrae a personas de toda América Latina. El otro álbum que grabé en 2016 fue con un amigo mío de Panamá, un saxofonista chileno, el baterista de El Salvador. Mi último cuarteto tenía un trompetista cubano. Alex Guardiola es un trompetista cubano, hijo de una cantante cubana: si quieres tocar con cubanos también están aquí.

Bueno, respondiste adecuadamente a esta estúpida curiosidad. Entonces, me gustaría concluir señalando que México todavía tiene mucho que ofrecerte.
¡Yo también lo espero, ja, ja, ja! ¡Esperemos! Había alcanzado cierto grado de armonía con este país, pero la pandemia ha cambiado las cosas. Solía ​​estar aquí para tocar en vivo, pero ahora hace un año y medio que ya no toco en vivo. Entonces me preguntaba, vuelvo, ¿a dónde vuelvo? Vuelvo a Italia, vuelvo a Europa, Amsterdam, Francia, ¿dónde? Y así me refugié en la naturaleza. Porque el hombre de la ciudad está más inclinado a tener miedo de lo que hay en la naturaleza.

La valigia dei sogni: un expreso con Daniele Morelli copyright Jazzespresso 2021.
Reservados todos los derechos – All rights reserved – 版權所有 – 版权所有
ABOUT US / 關於我們 / 关于我们 / NOSOTROS / CHI SIAMO
Suscríbete al boletín informativo de Jazzespresso para mantenerte informado!]
Info: info@jazzespresso.com
Advertising / 廣告 / 广告 / Publicidad / Pubblicità: adv@jazzespresso.com.
 
Jazzespresso es una revista, un sitio web, una red, un centro, que conecta todas las almas del jazz de todo el mundo. América, Europa, Asia, Australia y África: noticias de todo el mundo en una página en cuatro idiomas. Un punto de referencia multicultural en inglés, chino y castellano para los amantes de esta música en todos los países. Para el aficionado o el profesional que quiere mantenerse informado sobre lo que está ocurriendo en todo el mundo. Manténganse informados!
Jazzespresso is a magazine, a website, a network, a hub, connecting all the souls of jazz all over the world. Americas, Europe, Asia, Australia and Africa: news from all over the world on a page in four languages. A multicultural reference point in English, Chinese and Spanish language for the lovers of this music in every country. For the amateur or the pro who wants to be updated about what is happening all around the world... Stay tuned.
Jazzespresso 不只是一個爵士樂雜誌,也是一個能將擁有各種不同精髓的世界爵士樂,包括美洲、歐洲、亞洲、澳洲及非洲各地,互相連結起來的網站及交流站。以中文及英文寫成的內容將是一個新的多元文化交流的參考點,為各地的爵士音樂愛好者提供來自全世界最新的消息。請持續關注!
JazzEspresso 不只是一个爵士乐杂誌,也是一个能将拥有各种不同精髓的世界爵士乐,包括美洲、欧洲、亚洲、澳洲及非洲各地,互相连结起来的网站及交流站。以中文及英文写成的内容将是一个新的多元文化交流的参考点,为各地的爵士音乐爱好者提供来自全世界最新的消息。请持续关注!
Jazzespresso è una rivista, un sito web, una rete che connette le anime del jazz di tutto il mondo. America, Europa, Asia, Australia e Africa: notizie da tutto l'orbe terracqueo in una pagina tradotta in cinque lingue. Un punto di riferimento multiculturale in inglese, cinese, spagnolo e italiano per gli amanti di questa musica in tutti i paesi del mondo. Per gli amatori o i professionisti che vogliono essere aggiornati su quello che sta succedendo in tutto il pianeta... rimani sintonizzato!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al continuar utilizando el sitio, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar