Moviéndose siempre
Entrevista a Enrico Rava

Image Credits: Enrico Rava © Leonardo Schiavone

19 de junio de 2017
 
Eterno e incansable viajero, entrevistamos a Enrico Rava en la pausa entre la gira con Geri Allen y la con Tomasz Stanko. El trompetista nos habló de sus experiencias de viaje, sobre todo en el sudeste asiático.
 
> Iug Mirti

¿Cómo fue la gira con Geri Allen?
Es ya un recuerdo lejano: mientras tanto fui en Ankara con mi cuarteto, en Luxemburgo con Joachim Kühn, en Novara con Louis Moholo y en Pisa con Soupstar, el dúo de Giovanni Guidi y Gianluca Petrella, entonces el mes de Junio ​​2017 que parecía ser un mes tranquilo se convirtió realmente en un período muy intenso. Ahora se prepara la gira con Tomasz Stanko y debo confesar que cuando me lo pienso me salen escalofríos: serán muchos conciertos con largas jornadas de trabajo y empiezo a sentir el peso del viaje; tengo ya una edad en la que la vida tendría que ser un poco menos agitada, aunque por supuesto no me quejo.
 
¿Cómo vives el hecho de estar constantemente cambiando de una ciudad a otra con proyectos siempre diferentes?
Cambiar de ciudad es normal; de hecho, el verdadero trabajo es el viaje; luego en el escenario tocar es divertido y se juega. Me gusta explorar diferentes proyectos porque quiero evitar la rutina y como resultado el peligro de aburrirse: si me aburriera ya no tendría ninguna razón para tocar, preferiría darle de comer a las aves en el parque. Este reto continuo hace posible que nunca hay una repetición de algo durante demasiado tiempo, y te mantiene joven, al menos mentalmente.
 
¿Cuáles son tus recuerdos de Taiwán?
El festival de Taipei, donde he tocado cuatro años fue realmente una sorpresa increíble; no esperaba que había una comunidad de jazz tan vasta; al concierto asistieron miles de personas, y tuve que autografiar por lo menos un centenar de discos míos, un evento que me sorprendió mucho: por lo general firmo como máximo cinco o seis. Lo mismo ocurrió en Seúl; también en Corea hay un gran número de seguidores. Es bueno saber que hay personas que compran discos, los escuchan, y por lo tanto son oyentes atentos y preparados, porque siempre estamos hablando de música especializada. En Taiwán no tuve tiempo para visitar adecuadamente la isla porque me fui al día siguiente, una verdadera pena.
 
¿Y los de China?
Vine a Pekín en 1986 pensando que todo el mundo se iba en bicicleta con chaquetas Mao, sin embargo, obviamente era un lugar común que tenía en mi cabeza; recuerdo que había un tráfico muy intenso, casi diabólico. Shanghai en cambio incluso entonces era increíble, que casi parecía crecer ante mis ojos. China es hermosa y para nosotros fue un gran descubrimiento. En cambio fui a Hong Kong cuando todavía era inglés, muy diferente de la de ahora; por ejemplo, ya no hay la ciudad flotante, que era muy característica. Una cosa importante que valoro durante las giras es cuidar de las comidas y comer bien, ya que hace soportable el viaje continuo, y por supuesto en eso el Sureste de Asia es un lugar especial.
 
¿Cómo fue la experiencia de tocar en 2016 con Mission Formosa, el cuarteto mixto italiano-taiwanés?
Es un proyecto de Giuseppe Bassi, el contrabajista italiano; debo decir que todos ellos son muy buenos músicos y muy preparados.
 
¿Volverás a Asia?
Por supuesto, será un placer; en cualquier caso, he tocado recientemente en Japón y Singapur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al continuar utilizando el sitio, acepta el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar